El Helicobacter pylori, una de las causas principales del cáncer de estómago

29 de julio, 2014

"Aproximadamente el 50% de la población es portador de esta bacteria, sin embargo, solo entre el 10-15% de la población afectada desarrollará una enfermedad relacionada con el Helicobacter pylori" afirma el Dr. Gonzalo Guerra Flecha, fundador y especialista en aparato digestivo de CMED. "No hay que alarmarse, solo hay que estar atento a síntomas recurrentes como acidez, dolor abdominal, gastritis, nauseas y vómitos y heces muy oscuras o negras, y acudir a la consulta de un especialista para que le hagan las pruebas necesarias para saber si se está infectado por la bacteria" dice el Dr. Guerra. El cáncer de estómago es el responsable de más de 5.000 fallecimientos anuales en nuestro país, afectando más a hombres que a mujeres, según datos de la Sociedad Española de Oncología Médica.

 

Además, cada año se diagnostican casi 8.000 nuevos casos. Las causas principales de este tipo de cáncer son el Helicobacter pylori; una alimentación inadecuada en la que haya un abuso de salazones y embutidos y escasez de frutas y verduras; el tabaco; predisposición genética por herencia familiar; y otras patologías previas como son la gastritis crónica, la anemia perniciosa o los pólipos gástricos. Los síntomas del cáncer de estómago son dolor en la zona abdominal, inapetencia, anemia y en fases muy avanzadas dificultad para tragar y vómitos. Según el Dr. Guerra Flecha, "son unos síntomas muy inespecíficos, es decir, que pueden indicar cualquier otra enfermedad por lo que siempre recomendamos a nuestros pacientes, sobre todo a los que tienen antecedentes familiares o tienen otras enfermedades digestivas, que acudan al médico cuando detecten alguno de ellos pero que no se alarmen, ya que como he afirmado antes, pueden indicar otra enfermedad digestiva nada grave como puede ser el reflujo gastroesofágico".

 

Las principales pruebas diagnósticas de esta enfermedad son la gastroscopia, la analítica de sangre y diferentes exploraciones radiológicas como son la ecografía, la resonancia magnética o el TAC. "Dependiendo del estadio en que se encuentre el cáncer, la supervivencia aumenta. En el caso de un diagnóstico precoz puede llegar a superar el 90%, por lo que estar atento a los síntomas es fundamental", dice el fundador de CMED.